Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Syntax for Science inicia una serie de posts sobre estudios clínicos

Syntax for Science inicia una serie de posts sobre estudios clínicos

22.04.18

Syntax for Science publica su primer post en colaboración con Pedro J. Llabrés, especialista en divulgación científica y autor del blog Huele a química. Este post será el primero de una serie de artículos introductorios, relacionados con el diseño, gestión y análisis de estudios clínicos. En esta ocasión revisan las tres principales herramientas para evitar sesgos en el diseño de un estudio clínico.


Grupo Control, Aleatorización y Cegado, Mejor Juntos

Pedro J. Llabrés, César Garcia-Rey, Juan V. Torres

En este post se revisan tres aspectos metodológicos que han hecho de los ensayos clínicos la herramienta más popular y aceptada (por no decir la única) para probar que un nuevo tratamiento, dispositivo o intervención funcionan.

Un ensayo clínico es un experimento prospectivo en el que se evalúa la seguridad y eficacia de una nueva intervención. El mayor enemigo de los ensayos clínicos es, sin duda, el sesgo. Un estudio sesgado derivará en resultados que no podrán ser reproducidos y no representarán los efectos de la nueva intervención en condiciones estándar. El sesgo puede llegar a ser tan problemático que haga que nuestros esfuerzos en diseñar un estudio, y recolectar, validar y analizar los datos puedan volverse totalmente inútiles. Así, el sesgo puede minimizarse con un buen diseño del estudio, es decir, un estudio con un grupo control, aleatorizado y cegado.

Continua leyendo en el enlace: http://www.syntaxforscience.com/web/2018/04/06/new-post/